Intimidad con Dios

Para poder entrar en la profundidad de Dios, los vamos a llevar por distintas áreas, las cuales te ayudarán a poder alcanzar una relación más íntima con Él.  

Lo que debemos saber para entrar en la profundidad de Dios es que:

  • Dios desea que profundices en Él
    Colosenses 3:1,2: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.
  • Dios te invita a que profundices en Él.
    Hebreos 4:16: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.
  • Dios te provee las herramientas,  los métodos y consejos para profundizar en Él.

    Oración:
    Lucas 11:1, 2:  ­“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando termino, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar… Jesús les dijo: Cuando oréis, decidPadre nuestro que estás en los cielos…”Mateo 6:5-9 – “Y cuando ores, no seas como los hipócritas… Más tú, cuando oresentra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensara en público.   Y orando, no uséis vanas repeticiones…”

    La Palabra:
    Juan 5:39,  40: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi; y no queréis venir a mí para que tengáis vida”.2da Timoteo 3:16, 17: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

    El Temor de Dios (respetar, reverenciar):
    Proverbios 1:7: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová”.

    Pureza:
    2 Corintios 7:1: Así que, amados, puesto que tenemos tales promesaslimpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.1 Timoteo 4:12 – “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes en palabraconducta, amor, espíritu, fe y pureza”.

    Santidad:
    1 Pedro 1:15-16: “Como aquel que os llamó es santosed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito esta: Sed santos, porque yo soy santo”.

    Hebreos 12:14: Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”.
  • Si otros pudieron profundizar en Dios, nosotros también podemos.

¿Cómo se encontraba la situación en el tiempo del llamado de Samuel? (1 Samuel 3:1, 7):

El sacerdote confundió una oración de Ana (su madre), indicando que estaba ebria.

Samuel creció en un ambiente difícil, la palabra de Dios escaseaba, no había visión. 

Los hijos del sacerdote hacían lo que querían y el sacerdote no se los impedía. 

Samuel estaba en presencia de Dios, pero aún no le conocía. (Tenía información, pero no experiencia) Samuel se mantuvo en el templo, ministrando a Jehová.  Samuel no tuvo un modelo, ni le enseñaron a buscar a Dios, ni a reconocer su voz.

No tenía el Espíritu Santo dentro de él mostrándole el camino, ni  dirigiéndolo. 

Samuel no tuvo las mejores circunstancias, entró en un momento de transición y con desconocimiento de muchas cosas, en medio de corrupción e inmoralidad, pero esto no fue un impedimento para  acercarse a Dios, buscarle y dedicarle su vida.

La fidelidad de Samuel fue recompensada y tuvo un respaldo de Dios.

¿Cómo logro entrar en la profundidad de Dios?

  • Debo desearlo
  • Debo dedicarme
  • Debo aceptar los cambios
  • Debo dejarme guiar
CategoríaDescubre Tu Identidad
EtiquetasNueva VidaVida de DiosFundamentos
Fecha12 de Diciembre de 2013
AutorCentro Cristiano Bet-el
Dorado, PR